SALSA BLANCA

Se ponen al fuego 75 g de manteca, apenas esté bien derretida se agregan 60 g de harina y se mezcla cuidadosamente, se cocina un momento y se añaden 500 cm3 de leche, se continúa a fuego lento revolviendo sin parar hasta que tenga la consistencia requerida merced al hervido.

Se la sala o condimenta a gusto.

Esta salsa también llamada bechamel, con azúcar en vez de sal y sin condimentos, se ha utilizado como mamadera para los bebes muy pequeños; con ello queda dicho que puede ser dada al chico sin la menor aprensión, puede ser llamada le salsa del niño chiquito.

Contiene todos los principios alimen­ticios de la leche y la manteca y es riquísima en calorías; le falta vitamina C y es posible que las demás vitaminas de la leche queden destruidas por la cocción necesariamente prolongada, menos la vita­mina A que está presente en gran cantidad.

Si se la diera sola y azucarada funciona como una papilla; por lo común se la usa para acompañar otros platos; papas, espinacas, zanahorias, etc., o para cubrir budines.

salsa-blanca

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *