SALSA AURORA

A la fórmula anterior se añade, cuando está tibia, la pulpa sin semillas de 4 tomates frescos que se

incorporan a la masa con un batidor; con ello la salsa se enriquece con las vitaminas A, B, C y E del tomate; por lo que es precaución esencial no hervirlo sino añadirlo a la salsa de modo que quede crudo.

Esta forma, más que la simple salsa blanca original, debe ser la usada para los niños chicos, desde el 7° mes de la vida.

Está indicada para ado­lescentes, embarazadas y madres que amamantan.

salsa-aurora

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *