Pure de Papas

El simple puré de papas debe cumplir algunas condiciones cuando se administra a un pequeño. No debe ser hecho con papa nueva; si se hiciese preciso emplearla hay que pelar la grueso, es decir separando un buen pedazo de pulpa con la cáscara; la razón de ello estriba en que debajo de la fina película se con-tiene (sólo en la papa “nueva”) una sustancia llamada solanina que puede producir diarrea en los pequeños.

Lo mismo debe decirse de los “ojos” que tienen que ser cuidadosamente extirpados. Debe siempre añadirse sal en la cantidad máxima compatible con el gusto; el cloruro de sodio (sal de cocina) es un elemento indispensable en toda edad. Este añadido de sal sigue siendo necesario aunque se agregue azúcar (muchos niños prefieren el puré dulce y no hay inconveniente en ello).

El puré de papas es un alimento incompleto y como regla debe ser completado con queso duro rallado o huevo entero duro pasado por la licuadora. Puede ser administrado desde el séptimo mes de la vida antes no, porque  no puede aun ser bien tolerado sino porque hasta esa edad el niño necesita imprescindible mente chupar. La homogeneidad del puré puede ser hecha:

  • con caldo que suministra sales (entonces no es necesario salar)
  • con leche
  • con manteca pasterizada desleída por el propio calor del puré
  • con aceite de oliva.

pure-de-papa-nutricion

Comments (0)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *