MILANESAS

Es un modo muy apetecible de dar carne.

Se cortan de la bola de lomo los filetes no muy gruesos; se aplastan un tanto y se cortan con cuchillo afilado los nervios y ligamentos duros (es lo que hace «tierna» a la milanesa cuya carne no se ve al comerla), se salan de ambos lados y se pasan por harina, huevo, pan rallado y de nuevo huevo, se fríen en aceite muy caliente.

Pueden darse al niño desde el año de su edad.

Frías sirven al día siguiente de fiambre.

milanesa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *