MIEL SOBRE HOJUELAS

El nombre de este dulce ha pasado a ser la expresión de lo bueno y positivo.

Es una pura manera de dar miel a los chicos.

Las hojuelas se hacen de esta manera: se baten bien 3 yemas hasta que se pongan espesas, se les añade 1 cucharada de vino blanco seco y la ralladura de 1 limón; se agrega la cantidad necesaria de harina para lograr una masa suave; se la estira con el palo de amasar hasta obtener una lámina muy fina que se pincha varias veces con el tenedor y se corta en trozos adecuados que se fríen en aceite caliente, se bañan luego en miel oscura caliente y se dejan enfriar para servir.

Resultan unas laminillas irregulares en superficie, crocantes, que dan a la miel una base liviana.

Desde el 7, mes los niños pueden comer cuantas quieran.

En Mendoza se las suele llamar sopaipilla.

miel-hojuelas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *