LANGOSTINOS HERVIDOS

Los langostinos y camarones (estos últimos son más pequeños) se cocinan apenas se extraen del mar en agua hirviendo, en la que adquieren su típico color rojo.

Deben conservarse al frío como cualquier otra proteína perecedera.

Asegurada su frescura, el niño puede comer la pulpa que se obtiene por el fácil des­prendimiento de la cabeza con su pequeño caparazón y las barbas.

Quedan así pequeñas formas semilunares de carne blanca con vetas rojas.

El adulto exige para co­merlos el añadido de determinadas salsas; el niño des­de el 7′ mes de su vida puede comerlos, por ejemplo, picados añadidos al primer puré, o a la primera sopa o en cualquier otra forma tal cual la carne, porque es carne.

No se trata, en la práctica, de alimentar al niño con langostinos, pero sí de que participe de ellos cuan­do los haya para el resto de la familia.

 langostinos-hervidos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *