ENSALADA DE REMOLACHAS Y BERROS

Se pelan después de hervidas 2 remolachas, se cor­tan en rodajas; se someten 2 plantas de berro a un lavado muy prolijo; dejándolas por una hora en una fuente llena de agua a la que se ha añadido un buen chorro de hipoclorato de sodio (lavandina común); luego se enjuagan prolija y largamente, se despojan de los tallos gruesos y se mezclan con las remolachas aderezándolas con aceite, sal y jugo de li­món como en la receta anterior.

La necesidad de cocer la remolacha y de lavar el berro destruye las vita­minas; el fin de esta ensalada es proveer de hierro y cobre, que posee en grandes cantidades.

Está indicada especialmente en las convalecencias y en la pre-adolescencia y adolescencia de las mujeres

ensalada-berros-remolacha

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *