CÁSCARAS RELLENAS

Se eligen papas grandes, que se ponen en el horno hasta que estén cocidas; se les hace una tapita en un extremo y con una cucharita se extrae toda la pulpa, lo que resulta fácil porque la cáscara se ha puesto rígida por el calor; con la pulpa extraída se hace un puré fino al que se añaden 50 g de manteca, 100 g de crema de leche y un poco de cebolla picada y frita; se rellenan las cáscaras y se pone todo en el horno hasta que la superficie visible quede gratinada. Se comen con una cucharita lo que divierte al niño; es un alimento muy rico en grasas y calorías; contiene ade­más minerales, especialmente calcio, fósforo, híerro y cobre.

Puede ofrecerse desde el 7° mes de edad.

Está indicado en las curas de engorde y en los períodos de estiramiento rápido.

cascara-rellena

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *