CARNE HERVIDA II

Se pone la misma clase de carne de la receta anterior pero en agua fría sin sal; se aumenta la temperatura poco a poco hasta que alcance su hervor; la carne queda de un color pardo grisáceo, muy blanda y predi­gerida (peptonizada); es de muy fácil digestión pero carece de minerales que han pasado al agua, que es un buen caldo de carne.

Se trata pues de un alimento incompleto en cuanto carece de sales; es preciso en­tonces, de alguna manera, añadir ese caldo al régimen del bebe; por ejemplo, usándolo para desleír el puré.

Se puede dar al chico desde el 7° mes de la vida.

carne-hervida-2

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *