CALDO DE CARNAZA

Se colocan 200g de carnaza cortada en trozos en 2 litros o un poco más de agua fría, si es posible en una olla alta de tapa pesada.

Se pone a hervir a fuego lento, cuando se produce la espuma oscura que flota, se la retira con una espumadera; se repite esta operación cuantas veces se haga necesario; se continúa a fuego lento durante más o menos una hora.

El momento de salar es muy importante: si se sala al comienzo, la extracción de los principios de la carne es menos activa, el caldo es flojo y la carne queda en buenas condiciones; si se sala al final el caldo queda rico y sabroso y la carne pobre.

Se completa el agua perdida por la evaporación en la cantidad necesaria como para que el caldo quede de un salado aceptable.

Se puede dar desde el séptimo mes de la vida; frío, en vez de agua, en el segundo trimestre.

Raramente se prepara un caldo tan simple, por lo común se completa con sustancias que aumentan su sabor y aportan también sus minerales.

Caldo carnaza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *