BUDÍN DE TALLARINES

Si se han hecho tallarines de más y sobran, cual­quiera sea la salsa que los acompañe, se añaden a la cantidad necesaria de yemas; se mezcla todo y se llena un molde untado con manteca.

Se cocina a horno suave, se deja enfriar y se desmolda; se pasa por yema de huevo y se vuelve a dorar en el horno.

Se abre una cavidad en el medio, los tallarines que se sacan se fríen rápidamente en manteca con jamón picado, y se reponen en el hueco; se sirve.

Propor­ciona calorías, como toda pasta.

budin-tallarines

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *