BOLITAS DE SALSA BLANCA

Si ha sobrado salsa blanca (lo que sucede a veces por mal cálculo) se prepara 1 cucharada de queso rallado desleído en leche más 1 huevo y sal; se mezcla con la salsa sobrante, formando una pasta con la que se hacen bolitas que se fríen en aceite y se echan a la sopa.

Las pueden comer los niños desde el segundo año de su vida.

bolitas-salsa-blanca

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *