Salsas para bebes y niños.

Remito al texto sobre la parte importante que las salsas deben tener en la alimentación del niño, no sólo como vehículo de muy importantes alimentos sino como factor de integración del chico al régimen habitual de la familia; cumplen además un papel esencial en la educación del gusto.

Show Posts in

SALSA ÁRABE

Se aplastan en un mortero o se deshacen en la licuadora 1 kg de piñones hasta obtener una pasta homogénea, se agrega 1 cucharada de agua y 10 de aceite fino, 1 ajo picado y 1/2 cucharada de perejil también picado. Es muy apta para acompañar el

SALSA AL “CURRY”

El curry es un condimento hindú de sabor caracte­rístico, consiste en una mezcla de especias. Se necesitan 50 g de pimienta negra, 50 g de semillas de cilantro, 30 g de semillas de alcaravea, 15 g de clavo de olor, 20 g de cardamomo y 15 g

SALSA BOLOÑESA

Se hace un picadillo con 50 g de jamón crudo, la parte blanca y la roja; otro, con % de cebolla, % zanahoria y un poco de apio. Aparte, un pequeño trozo de carne de vaca cortada en pedazos, 15 g de hongos secos, remojados y cortados,

PESTO

En un mortero (puede usarse la licuadora o el accesorio especial de la batidora) se colocan 10 dientes de ajo y 30 hojas de albahaca y se pisa hasta formar una pasta, se agregan 100 g de queso duro ra­llado. Se pone en una taza de aceite

SALSA CRIOLLA

Se corta en cubitos 1 cebolla blanca pelada y lavada, 1 ají verde, 2 dientes de ajo y 1 cucharada de perejil picado fino, se añaden sal, aceite y jugo de limón, previa una mezcla muy íntima de los componentes. Sirve para acompañar él asado, el puchero.

“CHUTNEY”

Esta salsa de aspecto y nombre exótico es poco más que una compota sazonada, que debe su gusto predominantemente al jenjibre. Cuando se analiza su composición se alcanza que puede ser dado al niño tal como una compota. Es una salsa que se conserva, es decir, no

SALSA DE AJÍES

Para cuatro personas, se requieren 6 ajíes dulces frescos, 30 g de manteca, 1 cucharada de harina, 1 vaso de leche, 1 cucharadita de extracto de tomate, paprika, un cebolla y sal. Se corta finamente la cebolla y se coloca en el aceite a fuego lento sin

SALSA AL LIMÓN

Se hacen hervir 200 g de leche, 1 taza de caldo y la ralladura de la cáscara de 1 limón. Aparte, se derriten 50 g de manteca a los que se suma 1 cucha­rada de harina revolviendo para mezclar bien; obte­nido esto, se agregan el caldo y

SALSA DE CEBOLLA

Se cocinan 100 g de cebollas cortadas en rodajas en 30 ó 40 cm3 de leche con sal y un poco de nuez moscada; ya cocidas se escurren, guardando el líquido, y se pican finito. En una cacerola se funden a fuego suave 20 g de manteca,

SALSA MUSELINA

Es también una salsa clásica que se obtiene aña­diendo crema de leche a la holandesa de la receta an­terior lo que aumenta su valor calórico y graso. Se re­comienda en las curas de engorde y en los chicos reacios a aceptar la leche, puede darse desde el