PESTO

En un mortero (puede usarse la licuadora o el accesorio especial de la batidora) se colocan 10 dientes de ajo y 30 hojas de albahaca y se pisa hasta formar una pasta, se agregan 100 g de queso duro ra­llado.

Se pone en una taza de aceite y se revuelve y mezcla bien.

Aun cuando tiene el calcio del queso y los minerales del ajo y la albahaca, no se ofrece por su valor alimenticio, sino como el modo de habituar al chico a los gustos definidos.

Se emplea para condimentar fideos o sopas y se puede dar desde que el niño coma fideos.

pesto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *