Obesidad infantil: una lucha mundial

En la actualidad, la obesidad infantil representa uno de los problemas más grave de salud pública a lo largo del mundo, al menos así lo dejó reseñado un informe presentando en el 2016 por la comisión para acabar con la obesidad infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Descubre cómo puedes contribuir para disminuir o eliminar este mal hábito en tu familia.

Gordura no es sinónimo de salud. A la larga esos rollitos que suelen dar ternura en bebés pueden causar dolores de cabeza durante el crecimiento de los pequeños, cuando terminan convirtiéndose en obesidad infantil.

Es que según la Organización Mundial de la Salud existen 41 millones de niños con sobrepeso alrededor del mundo. Esta condición hizo que se convirtiera en uno de los problemas más graves de la salud en todo el globo terráqueo, de acuerdo a un informe que presentó la Comisión para acabar con la obesidad infantil de este organismo en el 2016.

Estudios han demostrado que son muchos los factores que intervienen para que los pequeños de la casa terminen en esta condición.

Sea cuales sean los motivos, los mejor que puedes hacer como padre o representante es mantener la calma para poder brindar seguridad y ayuda. Una conversación que explique lo que sucede es el primer paso que se debe dar. Recuerda que con dulzura y amor la comprensión y el entendimiento siempre serán más claro.

Darle un vuelco a la alimentación de tu pequeño no es un asunto de días, te pudiera tardar meses y hasta años, la paciencia te ayudará a lograr con éxito la meta que te propongas para que cada día consuma comidas más saludables, acompañada de actividades físicas pero de una manera divertida.

No atacar este problema a tiempo pudiera terminar en graves complicaciones, enfermedades que se aceleraran a su corta edad:

  • Problemas cardiovasculares producto de los altos niveles de colesterol y la hipertensión arterial.
  • Diabetes tipo 2 que resulta devastadora en esta edad por las prohibiciones que tendrá a la hora de alimentarse
  • Esteatosis hepática, alta concentración de grasa en el hígado.

  • Apnea del sueño, aunque pocos niños llegan a padecerlo está latente. Es un problema respiratorio que te interrumpe la respiración por unos 10 segundos mientras se duerme.
  • Asma, dificulta el proceso normal de la respiración porque es bloqueada las vías respiratorias.
  • Adicional a todo esto, la obesidad infantil genera discriminación por parte de las personas que lo rodean, causando muchos riesgos psicosociales como estrés psicológico, estigmatización social, baja autoestima, problemas académicos y conflictos con los padres.

En casa

Como la raíz del problema está en la casa, es aquí donde se debe combatir. Luego de asesorarte con un especialista y de conseguir la aprobación de tu pequeño debes iniciar por dar el ejemplo. En realidad, la familia completa debería cambiar el estilo de vida, con una alimentación sana, para que el trabajo en equipo sea más llevadero.

Crea hábitos saludables acompañados de actividades físicas para que se convierta en una rutina diaria. Será un bien para todos los integrantes de la familia.

Equilibrio

El especialista debe de emitir y supervisar la dieta que realizará tu pequeño, recuerda que el objetivo es que logre su peso ideal sin que afecte su crecimiento, por eso es fundamental que exista el equilibrio en las calorías.

Brinda llamativas presentaciones de sus platos favoritos, pero agregándoles verduras y hortalizas. También debes reducirle el consumo de azúcar y carbohidratos.

Observación

Los niños deben de tener supervisión en todos los sentidos. Que tu hijo llegue a tener un sobrepeso es un descuido que ya no hay para qué echar culpas. Sin embargo, lo más importante de todo es que de ahora es adelante más que preocuparse hay es que ocuparse a apoyarlo a mejorar su condición. No lo obligues, enséñale.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *